background

Proyecto Blood Omen el Español

Nuestro estudio doméstico de grabación


Acondicionamos una pequeña habitación de 3x2 que hay en casa para hacer nuestro estudio y quedó algo modesto pero bastante apañado, que la verdad es que da unas condiciones acusticas bastante óptimas para locuciones y doblajes, teniendo en cuenta que en la casa, de por si, no hay mucho ruido.





La inversión consistió en lo siguiente;



- Pusimos espuma acústica para mejorar el sonido de la sala. Con esto evitábamos lo que hacía tiempo que nos estaba dando grandes quebraderos de cabeza; las reverberaciones y ecos de la habitación. Fuera pequeña o grande, daba igual... siempre teníamos un montón de eco. Incluso habíamos llegado a fabricar una caja forrada con espuma acústica que, finalmente, tuvimos que desechar porque nos daba un sonido muy apagado y encerrado. Aunque pudimos aprovechar las paredes de la caja (que era desmontable) para hacer una especie de pared adicional justo al lado del escritorio. Delimitando una zona de la habitación con un biombo, también forrado con material acústico, que permite formar una "cabina" donde caben sin problemas hasta tres personas y donde la acústica se acerca mucho a lo que podemos obtener en un estudio (salvando las diferencias, claro... no obstante el resultado es muy bueno para el poco material que necesita).





- El siguiente paso fue sustituir nuestro micrófono USB, un micrófono que habíamos comprado por amazon y que nos sirvió para darlo de entrada para comprar este nuevo micro, que conseguimos de segunda mano por 100 euros más nuestro micro viejo. El micro viejo nos costó 60 € y nos lo valoraron en 30 €. Es decir... 130 € por un micro en perfecto estado y que nuevo, en aquel momento, costaba más de 300 euros. Buena compra.




- Como no podía ser de otra manera, el micrófono hubo que acompañarlo de una interfaz de audio, que no es más que una tarjeta de sonido externa. Ésta se encarga de alimentar el micro con un extra de 48 voltios, algo que necesitan todos los micrófonos de condensador, como era el nuestro. Además, la interfaz de audio se encarga de procesar y distribuir la señal, tanto la capturada por el micro como la que sale de nuestro ordenador. Dicho de otra manera, es el centro neurálgico de nuestro PC en materia de audio, por ella pasan todas las señales que entran y salen al/del PC.


- Necesitábamos poder escuchar lo que grabábamos así que había que decidirse por unos monitores (altavoces) o por unos auriculares o audífonos de estudio. Finalmente nos hicimos con esta maravilla, unos auriculares AKG K612 Pro semi-abiertos. Preferimos los auriculares a los monitores o altavoces porque, aunque la sala tiene un buen tratamiento acústico, éste no es un tratamiento acústico profesional y de esta manera evitábamos que el sonido se viera influenciado por la sala. De esta manera si encontramos reverberaciones, ecos, ruidos o cualquier anomalía, sabemos que el problema está en la grabación y no en la monitorización o escucha, ya que, para algo así, los auriculares son mucho más fiables. Además la opción fue semi-abiertos porque, de esta manera, se gana esa sensación de espacio y de amplitud, que los auriculares cerrados no te dan. De esta manera estamos mucho más cerca de la experiencia que tendrá el jugador, tanto si lo juego con auriculares como si lo juego con altavoces, ya que estos auriculares nos dan la calidad y cercanía de unos auriculares y no pierde la espacialidad, o no toda, como sí suceden con los auriculares cerrados.





- El atril es otra parte importante. Donde tenemos la joya de la corona; los textos traducidos. Desde aquí se realiza la interpretación de Kain y otros personajes.











Además contamos con más material como filtros anti-pop, que sirven para evitar los golpes de aire en algunas consonantes como las p's y las b's, materiales como monitores para ver los vídeos y trabajar en la edición, etc.

Como primera inversión, creemos que es más que digna, pero no descartamos, no solo ampliar nuestro equipo, si no, tal vez, incluso mejorarlo con el tiempo.



Labels